3

Los alumnos fueron acompañados por el profesor Andrés Moreira Muñoz y tuvieron la posibilidad de conocer una serie de procesos vinculados a la naturaleza como la evolución de los elementos del clima, geomorfología y características de la vegetación.

30.10.2017 – fuente pucv.cl

1Un grupo de estudiantes del Instituto de Geografía de la PUCV conocieron recientemente el desierto florido y la variedad de especies que allí existen. Los alumnos fueron acompañados por el académico Andrés Moreira Muñoz y su periplo se efectuó en el marco del curso de biogeografía, que contempla trabajo en terreno.

Los universitarios llegaron hasta la ciudad de Vallenar y después se interiorizaron hacia el desierto florido. Antes de lograr este destino pasaron por las localidades de Aguada en Tongoy y Tres Playitas donde hicieron observaciones de las especies características para acampar en Carrizal Bajo. Además, fueron recibidos por la gobernadora de la Provincia de Huasco, Magaly Vargas, quien les entregó recomendaciones para el recorrido.

Al respecto, el profesor Moreira agregó que en nuestro país tenemos el mejor laboratorio natural para estudiar procesos como el desierto florido en la costa de Atacama, lo que se relaciona con el fenómeno climático “El Niño”.

2“Tuvimos la posibilidad de observar in situ los fenómenos y procesos geográficos como los elementos del clima, la geomorfología, la vegetación. En este caso, constatamos que la vegetación es muy distinta en suelo de roca granítica desagregada respecto al suelo arenoso o dunas interiores. Pudimos apreciar representantes de la flora regional que son endémicos como la garra de león y el Schizanthus candidus, también representantes de la fauna como la iguana y el tucíquere”, recordó.

El académico del Instituto de Geografía, agregó que al estar en contacto directo con los elementos de la biodiversidad se logra un aprendizaje consciente y más efectivo. Los jóvenes tuvieron que acampar, lo que les llevó a mejorar la convivencia y la organización entre ellos.

ESTUDIANTES VALORARON ESTA INSTANCIA DE APRENDIZAJE EN TERRENO

Los alumnos destacaron el recorrido por el Parque Nacional Llanos de Challe en el sector de Playa Blanca para llegar después al sector de “Los Corrales”, finalizando el periplo en el mirador “Guanaco Dorado”.

4“A lo largo del recorrido observamos taffonis, unas cavidades en la roca granítica por la erosión del viento y la salinidad del mar, pinturas rupestres y por supuesto la flora y fauna característica del fenómeno del desierto florido a través del método de las parcelas de vegetación definiendo un rango de abundancia dentro de un área de 25 m2 a 100 m2. Las especies más características fueron Cristaria aspera, Cistanthe longiscapa (Pata de Guanaco), Rhodophiala bagnoldii (Añañuca) y Alstroemeria philippi y werdermannii, entre otras”, agregaron los estudiantes.

Uno de los objetivos de esta salida a terreno fue encontrar la Garra de León (Leontochir ovallei) en todas sus variedades. El tercer día de salida, los jóvenes la descubrieron en una quebrada dentro del Parque Nacional, cerca de la ruta al Canto del Agua, donde existía una abundante presencia de su variedad roja a lo largo de todo el recorrido, sobre todo en laderas con fuerte pendiente sobre un sustrato rocoso. También documentaron la presencia de especies como Oreja de Zorro (Aristolochia chilensis), Cacatúa (Schizanthus candidus), especies de Nolana y cactáceas como el Copao (Eulychnia acida) y Copiapoa coquimbana.

“Al concluir nuestro viaje, como estudiantes de Geografía, pudimos aumentar nuestro conocimiento sobre el fenómeno del desierto florido, entender su dinámica e importancia biogeográfica y su valor tanto paisajístico como turístico. Esperamos realizar un estudio representativo y útil científicamente, teniendo en cuenta que aún falta por estudiar este fenómeno y a todos los seres vivos que están asociados a él”, concluyeron.

Dirección General de Vinculación con el Medio