5

La iniciativa, financiada por la Dirección de Innovación y Emprendimiento de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, pretende posicionar a la ilustración científica como una herramienta amigable para acercar a los niños al entorno natural que los rodea.

1 (1)Desde mediados de junio del presente año, un grupo interdisciplinario conformado por geógrafos, ilustradoras y cuentacuentos, se encuentra ejecutando el proyecto denominado “Imaginarios de la Naturaleza”, financiado por la Dirección de Innovación y Emprendimiento (DIE) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

El proyecto consiste en una serie de exposiciones itinerantes llevadas a cabo en tres escuelas rurales de la Región de Valparaíso, mediante la exposición de trece pendones con ilustraciones botánicas de especies nativas de la zona central de Chile, y presentes además al interior de la Reserva de la Biosfera La Campana – Peñuelas. El principal objetivo es reconocer a la ilustración científica como una herramienta de difusión y transferencia del conocimiento, a través del acercamiento con la flora local, para de esta manera generar un aprendizaje a partir de la emocionalidad y la relación con una especie.

2Actualmente el proyecto se encuentra en pleno desarrollo, habiendo visitado ya la escuela rural de la localidad de Peñuelas y la Escuela Básica Lo Narváez en la comuna de Olmué. Para Francisca Veas, encargada de las ilustraciones científicas, los resultados hasta el minuto han sido positivos y muy prometedores “en lo personal el proyecto ha significado un tremendo desafío, pero también una gran satisfacción, ya que, si bien es un piloto exploratorio que esperamos seguir replicando y mejorando, la recepción de los niños y la sensibilidad que han mostrado tener con su entorno es algo que me ha sorprendido gratamente”.

Por otra parte, para Camilo Veas, geógrafo y director del proyecto, la iniciativa presenta una gran oportunidad de poder acercar a la ciencia con las comunidades “ya sea como docente o como investigador, tengo la convicción de que tenemos el deber de trabajar en poner a la ciencia a disposición de las personas, ya que son ellos los principales actores del territorio, quienes que lo habitan en permanencia, y por ende quienes poseen las mejores herramientas para su conservación”

Fotografías: Pablo Vallejos